Porteo y Piso Pélvico

El piso pélvico es un conjunto de músculos y fascias que dan soporte a los órganos pélvicos sexuales, urinarios y digestivos. Su disfunción puede acarrear problemas que van desde incontinencias urinarias o fecales, desórdenes evacuatorios hasta prolapsos y disfunciones sexuales. En palabras simples, su función es sostener estas estructuras en su posición y favorecer su funcionamiento adecuado. Cuando el piso pélvico sufre algún tipo de daño por sobrecarga, trauma o factores asociados a la edad, nuestros órganos pueden sufrir un descenso de su posición original o comenzar a funcionar de forma inadecuada. Ahora imaginemos que nuestra zona abdominal es como una caja y nuestro piso pélvico es la parte inferior de esta caja…

  • ¿Qué pasaría si lleno completamente la caja con cosas pesadas hasta que no pueda resistir?
  • ¿Qué pasa si la parte inferior de mi caja está muy débil?
  • ¿Qué pasaría si rodeo mi caja con una huincha elástica y la aprieto por la mitad?
Pelvis y Piso Pélvico (imagen de la web)

Un estudio del 2003 que recopiló información de varias fuentes bibliográficas concluyó que un 50 % de las mujeres de todas las edades han reportado algún tipo de disfunción del piso pélvico. Algunos de los factores que pueden influir en la aparición de sintomatología son la edad, el tipo de parto, trauma obstétrico, embarazo, sobrepeso u obesidad, entre otros.

Los cambios hormonales y mecánicos que ocurren en el embarazo pueden desencadenar problemas de piso pélvico, sobre todo si se suman a otros factores de riesgo, desde ahí nace la importancia de generar un autocuidado y autoconocimiento sobre nuestro cuerpo para prevenir o acudir de forma rápida frente a cualquier sintomatología. Por otro lado, el manejo de cargas (como tomar a nuestros bebés en brazos) también es un factor de riesgo ya que al hacerlo de forma inadecuada podemos aumentar la presión en nuestra zona abdominal lo que podría fomentar el daño en nuestro piso pélvico. Es aquí cuando el porteo se nos presenta como un aliado en nuestro camino, permitiendo distribuir de mejor forma las cargas y presiones al realizar las actividades de nuestra vida cotidiana junto al bebé.

Pero, ¿me sirve cualquier tipo de portabebés si tengo problemas de piso pélvico?

NO. Es importante que si sospechas que tienes problemas de piso pélvico consultes con tu ginecólogo y busques ayuda experta. Y que, por otro lado, busques asesoría de porteo especializada para informarte sobre el tipo de portabebés a utilizar o qué ajustes puedes hacer para evitar sobrecargar tu piso pélvico, puedas portear de forma adecuada y disfrutar de todos los beneficios del porteo.

Uno de los portabebés que te podría recomendar es el fular, su versatilidad permite jugar con diferentes tipos de nudos o terminaciones para evitar el aumento de presión en la zona abdominal. Sin embargo, es imperativo una evaluación personalizada debido a los diferentes tipos de disfunciones y su severidad.

Aquí te dejo un video explicativo de nuestro canal de youtube sobre cómo hacer una pequeña modificación utilizando tu fular para evitar sobrecargar tu piso pélvico. Pincha aquí

¿Te gustó este post? Déjanos un comentario si quieres aprender más de porteo y piso pélvico o con tus dudas para responderlas.

share post:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *